Cada día tu piel se enfrenta a agresiones externas y la ropa de abrigo puede no ser suficiente. La piel debe estar siempre bien hidratada, pero hay ocasiones en las que se debe reforzar la función protectora de la piel y otras en las que hay que ayudar a regenerar la piel. Te contamos qué tipo de hidratación y cuidado es el más adecuado en invierno.

Una piel sana y bien nutrida responde mejor ante las agresiones de factores externos como el viento, el frío o la lluvia. Pero después de la exposición a las inclemencias del tiempo es recomendable ofrecer un alivio a la irritación y tirantez de la piel, así como ayudarle a regenerarse.

Algunas sustancias naturales presentes en la piel, como el pantenol y los lípidos, contribuyen a la función barrera, evitando la pérdida de agua y manteniendo la humedad propia de la piel.

Tanto en tu día a día como si prevés realizar una actividad al aire libre es recomendable que prepares tu piel. Si vas a pasar un día en la nieve, por ejemplo, además de cubrir tu piel con ropa de abrigo, una buena hidratación es fundamental para regenerar de forma natural la piel que ha quedado sensibilizada por factores externos como el frío, la nieve, o el propio sol. Igualmente, es recomendable volver a aplicar una protector al final del día, especialmente en aquellas zonas en que la piel ha estado más expuesta al sol y el frío.

Comparte en tus redes sociales....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies