El ritual de belleza japonés comienza calentando unas toallas con vapores calientes. El gesto relaja la piel (por el calor), abre los poros, tonifica y prepara el cutis para el tratamiento posterior.

El Otefuki Bohí Spa es excelente para mantener las toallas limpias, calientes y desinfectadas. Ideal para desmaquillar la piel, retirar mascarillas, aplicar aromaterapia, mejorar la penetración del producto, etc…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies